AQUÍ SE HABLA DE...

Blogumulus by Roy Tanck and Amanda Fazani

PUEDES ENCONTRARME EN...

CONTENIDOS RECIENTES DEL BLOG...

.

REFLEXIONES: Forasteros y otros ciudadanos del mundo

La vida es muy corta, aunque puede dar muchas vueltas. Hace unos años, a todos los niños nos enseñaban el ciclo de la vida. Ahora que he madurado, lo resumuría así. Los seres vivos nacen, crecen, los mas valientes se reproducen (otros se conforman con intentarlo...), e irremediablemente todos moriremos. También la muerte forma parte de la vida.

Siempre he sido un tipo abierto al aprendizaje. De cualquier persona, cosa o situación se puede sacar algo positivo. Hoy le he estado dando vueltas a un asunto.

¿De donde somos realmente?... ¿de donde nacemos, crecemos, vivimos... o fallecemos? ¿La tierra nos pertenece o somos nosotros los que le pertenecemos a ella?

Existe gente que nace, vive y fallece en el mismo lugar. En tal caso no hay duda posible. En el caso de mis padres y el mío (y supongo que el de la mayoría de vosotros), hemos nacido, crecido y vivido en diferentes sitios.

Muchas veces he escuchado decir a mi padre que se sentía y le hacían sentir como un forastero tanto en su tierra natal como en la tierra donde ha vivido casi toda su vida. Si va a un sitio, le llaman forastero, y si va al otro, igual.

Hoy comparto mas que nunca esta opinión con mi padre, aunque con una sola diferencia. El se conforma con el término "forastero", pero yo prefiero considerarme "ciudadano del mundo". Ojo, eso no significa que yo reniegue de mis orígenes, al contrario. Soy muy consciente de donde y de quién vengo, aunque no tanto de a donde voy, o qué me deparará la vida próximamente.

Mi pueblo, mi ciudad, mi barrio... otros pueblos, otras ciudades, otros países... ¿Qué mas da? ¿No forman parte de nosotros o nosotros no formamos parte de ellos? 

Quizás me esté haciendo un lío... o quizás no.

1 comentarios:

Delirante cotidiano dijo...

Hola Jose,

creo que tienes muchísima razón en todo lo que comentas. Yo por temas de trabajo me he pasado muchos meses/años volviendo a casa solo los fines de semana.

La gente con la que trabajaba me consideraban de fuera, "forastero" y on la gente de mi tierra cada vez sentía que me descolgaba más de ellos (por la distancia y no coincidir tanto como antes)

No creo que te hagas un lio, si no todo lo contrario

Un abrazo

Publicar un comentario

ÚLTIMOS COMENTARIOS...